Las verduras más sanas y sus efectos

Las verduras mas recomendadas de la dieta mediterraneaLas verduras y las frutas deben ser parte esencial de las dietas equilibradas. Los expertos sugieren el consumo de cinco porciones diarias de ambas, puesto que son la base de la alimentación. Aunque todas las verduras son beneficiosas para el organismo, algunas de ellas lo son en mayor proporción y conviene conocerlas. Entre las más beneficiosas y atractivas de todas se encuentran aquellos vegetales verdes o de hojas verdes. A mayor intensidad u oscuridad de verde, mayores los beneficios, en forma de nutrientes, que reúne el vegetal.
 

Las verduras de color verde intenso

Las judías verdes, los espárragos verdes, los berros, la espinaca, la escarola, la col rizada o la acelga son algunos de los vegetales más sanos. Su consumo habitual es sinónimo de un cuerpo agradecido y bien alimentado.
Las judías verdes, además de ser hipocalóricas (unas 30 calorías cada 100 gramos), contienen hidratos de carbono, fibra, magnesio, potasio, vitamina C, betacaroteno e incluso, algo de proteínas. Ideales para mantener el cuerpo energético y listo para la actividad física.

De los espárragos verdes se dice que son un importante aporte de fibra, ideal para el buen funcionamiento del tracto intestinal. Además, cuentan con minerales como el calcio, magnesio o potasio, que permiten una estructura ósea fuerte y sana. Los espárragos blancos, por su parte, son ideales en la lucha contra problemas renales o hepáticos.

Los berros son esenciales en las dietas altas en hierro. Ayudan a la creación diaria de glóbulos rojos y se sugiere también su consumo en las anemias ferropénicas y los problemas de tiroides. Las espinacas, también conocidas por su aporte de hierro, son ricas en calcio y vitaminas A y C. Proporcionan a la dieta un componente energético y enriquecen el sabor de los platos.

Para un aporte de vitaminas C y K y de calcio, la escarola y la acelga son dos tipos de verduras ideales.
La col rizada, por su parte, supone un suplemento de vitamina A y C, potasio, calcio y ácido fólico.

Otras verduras de gran importancia

Además de las verduras de hojas verdes, existen otras que también deben estar presente en dietas equilibradas.
La zanahoria, por ejemplo, supone un excelente aporte de betacaroteno. El cuerpo lo transforma después en retinol o vitamina A, ideales para la piel, la vista y las mucosas.

Los ajos y las cebollas, siempre presentes en la dieta mediterránea, suponen una ayuda eficaz para la prevención de enfermedades cardiovasculares. En el caso del ajo, también actúa como reductor del colesterol malo. Los pimientos, verdes, rojos o amarillos, contienen vitamina C en cantidades importantes, especialmente si se consumen crudos, en ensaladas o directamente. Combinar éstos y otros vegetales en la dieta asegura una alimentación equilibrada para todos.

Foto: Bauer Alex – FotoliaSimilar Posts:

Etiquetas:, ,